Artículo

Vivir con las amigas a partir de los 60 en el mismo edificio

Publicado el 19 de enero de 2024

Escrito por Murcia Cohousing

Experiencias de viviendas colaborativas casi exclusivamente femeninas.

New Ground es un nuevo ejemplo de Cohousing con residentes exclusivamente femeninas. Ubicado en un suburbio de Londres se une a otras residencias pioneras, algunas de ellas en España, como el Residencial Santa Clara.

New Ground no es ninguna isla imaginaria, sino un lugar muy concreto, un cohousing con una particularidad muy específica: es el primero en el Reino Unido dedicado exclusivamente a mujeres mayores de 50. En el año 2021 había 3,64 millones de personas mayores de 65 años viviendo solas en el país, el 70% de las cuales eran mujeres.

Hay una pregunta que siempre les hacen a ‘las chicas’ de New Ground:

 -¿Se permite la visita de hombres? 

-”¡Por supuesto! Tenemos hermanos, padres, hijos, nietos, amantes… y todo lo demás. Lo único es que no pueden venir a vivir aquí”. 

Y cuando les preguntan si no les parece un poco ‘radical’ esta medida, responden citando la historia de un proyecto canadiense que decidió admitir hombres «para que hubiera alguien que cambiara las bombillas». “En seis meses, cada miembro del consejo de administración era un hombre».

Así, en New Ground, las mujeres gestionan todo ellas mismas. Las tareas se dividen entre equipos de voluntarias, responsables del mantenimiento, la jardinería, las comunicaciones, la limpieza y los asuntos legales. «Este grupo de mujeres puede cambiar sus propias bombillas”.

Son mujeres que se juntan para vivir en compañía y compartir las tareas de la vida diaria, son independientes y no precisan necesariamente de la presencia del hombre, aunque se relacionan y pueden visitarlas, pero no se quedan a vivir.

La residencia está formada por 26 mujeres, entre 58 y 94 años, muchas de ellas trabajan y  otras son activas en la comunidad. Nadie podría decir que es un grupo de “viejas».

Habitan 25 pisos (hay una pareja), que dan a un jardín lleno de flores silvestres con huerto. Cuentan  con una sala polivalente en la que hacen cenas, proyectan películas en noches de cine o asisten a clases de yoga. Y la mayoría vive aquí desde su inauguración, hace ya 18 años.

Sí, tal vez sea una especie de utopía feminista. Pero no es la única iniciativa…

Pioneras españolas

En España, a principios de los 90, surgió una iniciativa en la ciudad de Málaga, la cooperativa «Los Milagros«, liderada por Aurora Moreno y Ana Rosa Pérez, entre otras amigas. El cohousing malagueño Residencial Santa Clara, cuya primera junta directiva se creó en 1991, hubo de esperar algunos años para que en 2000, las primeras personas empezaran a habitar sus casas; unas veinte vinieron en la primera tanda, tres o cuatro parejas y el resto, mujeres.

Que la historia del Residencial Santa Clara se escriba principalmente en femenino no es casualidad, existe la sensación de que hay mayor presencia de mujeres en este tipo de iniciativas.

Y como se apunta, a partir de las conclusiones de los estudios desarrollados por el proyecto MOVICOMA (UOC) que investiga la idiosincrasia de las viviendas colaborativas de mayores en España, es una forma de vida a la que hombres y mujeres se acercan con expectativas diferentes: «Los hombres, en muchos casos, se lo plantean desde la perspectiva de la corresponsabilidad y las mujeres lo hacen más con una idea de emancipación, de dejar atrás esos roles de género -yo no quiero coger la escoba, quiero escribir mi libro-«. Aunque en la práctica las investigaciones de MOVICOMA alertan de que se siguen perpetuando los modelos tradicionales de reparto de trabajo y cuidados, que recaen en mayor medida en las mujeres.

No obstante, el cambio es constante ya que la generación que ahora tiene 65 años (la generación bisagra, que ha cuidado de sus padres pero no quiere que les cuiden sus hijos), difiere mucho de la de los mayores de 80 años, que en principio desarrollaron estos modelos. 

Y ahí siguen las pioneras de Santa Clara (como pudo comprobar no hace mucho un grupo de Murcia Cohousing), autogestionando su futuro y señalando ¿qué necesita una sociedad cada vez más longeva para vivir dignamente y hasta el final sin perder su derecho a un hogar?

Logo-Murcia-Cohousing
Murcia Cohousing

Comparte

Otros artículos que te pueden interesar …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *