Artículo

Tercera edición de C2C Conversaciones

Publicado el 30 de mayo de 2024

Escrito por Murcia Cohousing

Aprendizaje e intercambio de promotoras/es de la Economía Social y Solidaria (ESS). 

Desde la Asociación Murcia Cohousing, nos hacemos eco, en parte, del resumen escrito por lamarea.com sobre la tercera edición del encuentro C2C Conversaciones, agradeciendo su trabajo a este medio de comunicación.

Como introducción, conviene aclarar qué significan las siglas C2C: Estas  siglas corresponden a la frase ‘Consumer to Consumer’ (Consumidor a Consumidor), que hace referencia al comercio realizado entre dos consumidores. En esta transacción no intervienen las empresas de forma directa, pues no son éstas las proveedoras de los productos y servicios, sino los mismos consumidores.

Desde la economía social y solidaria, un centenar de organizaciones de apoyo y fortalecimiento se juntaron a finales de 2023 en Bilbao, en la tercera edición del encuentro C2C Conversaciones, para reflexionar sobre cómo se están apoyando y haciendo crecer las alternativas a la realidad económica especulativa.

Pero frente al contexto de emergencia debida al cambio climático, ¿qué sentido tiene realizar un encuentro sobre emprendimiento? ¿No se debería estar hablando de cómo dejar de emprender?, ¿de cómo reducir la actividad humana?,  ¿de cómo satisfacer nuestras necesidades básicas sin poner a prueba nuestra ecodependencia?, ¿de cómo se restauran los ecosistemas que permiten nuestra vida? 

Seguramente esa es la conversación más urgente e importante que hay que abordar, pero el sistema imperante sigue invadiendo todos los rincones de nuestra existencia y necesitamos hablar también de cómo seguimos ampliando las alternativas que, desde hace años, sustituyen poco a poco el marco de pensamiento y de acción económica ortodoxa. Porque no se trata sólo de seguir imaginando otros sistemas posibles, sino de fortalecer las alternativas que ya existen y sumar cada vez más personas a esas propuestas, en un marco de decrecimiento.

Una realidad modesta, pero testaruda

Los principales sectores donde la economía social creó nuevas actividades económicas y cooperativas fueron la construcción, el comercio, los servicios profesionales y el suministro de energía. 

Estos  datos no nos ofrecen una visión clara de las realidades alternativas. 

En primer lugar, porque ni todas las cooperativas y sociedades laborales son economía social y solidaria, ni ésta se limita a esas dos únicas figuras jurídicas. La economía social y solidaria se caracteriza por lo que hace (pongamos, consumo agroecológico), cómo lo hace (por ejemplo, en formato de grupo de consumo de barrio) y por qué lo hace (para contribuir a la soberanía alimentaria, siguiendo el ejemplo).

En segundo lugar, lo que nos cuenta nuestra práctica es que frente a la especulación  urbanística y la gentrificación, la economía social y solidaria promueve la vivienda cooperativa en cesión de uso, masoveria urbana y rural o programas de housing first (añadimos una breve traducción de este concepto housing first), así un abanico de posibilidades para el acceso a la vivienda más diverso, vinculado territorialmente y basado en proyectos colectivos. 

Ante los graves problemas que genera la agricultura y ganadería intensivas, que sobreexplota la tierra y depende del sobre-uso de productos químicos, creando problemas graves de gestión de residuos, se multiplican los pequeños proyectos de agroecología y de ganadería extensiva, bancos de tierras, bancos de semillas y redes de custodia del territorio

Frente a las grandes superficies alimentarias que empujan a la concentración de tierras y la generación de grandes producciones y que empobrecen a un campesinado cada vez más exiguo, se están desarrollando redes alimentarias locales y colectivos de consumo agroecológico. 

Contra la monopolización energética o del acceso a los datos, la economía social y solidaria fomenta consumidores/as conscientes, cooperativistas y participantes de las decisiones de la construcción de alternativas energéticas y tecnológicas

Contra las plataformas que generan condiciones laborales indignas, la mensajería propiedad de los propios trabajadores, gana terreno, tanto a nivel autonómico como a nivel estatal.

Midiéndose con las grandes financieras, existen bancos cooperativos, entidades de finanzas éticas y seguros éticos.

Somos todavía una realidad pequeña frente a la vorágine existente, pero no por ello cejamos en nuestro intenso trabajo de generar nuevas realidades socioeconómicas que sean sostenibles en el tiempo, que sean cercanas a nuestras comunidades, que sean ejemplo vivo de que hay otras formas de trabajar, de consumir, de financiarnos, de producir, de comercializar, de distribuir. Formas más honestas y transparentes, más acordes con los ritmos de la vida humana y del entorno natural, más comprometidas con el bienestar colectivo, más intrincadas con la vida comunitaria de nuestros barrios, nuestros pueblos, nuestros territorios.

Conversar sobre oportunidades y retos

Con la voluntad de ampliar el alcance de la economía social y solidaria, las organizaciones que apoyamos este tejido (desde el propio tejido) nos juntamos en Bilbao a finales de noviembre para compartir cómo favorecer mejores opciones de vida a una población cada vez más sensible a la forma de producir y acceder a los productos y servicios que necesita, con más consciencia de la necesidad de un cambio de sistema social y económico, tímidamente menos reacia a las propuestas de decrecimiento. 

Ante esas oportunidades, nos enfrentamos a distintos retos: la cada vez más limitada disponibilidad de recursos económicos por una parte muy importante de la población; el sinsentido y desequilibrio entre los avances tecnológicos y la creciente exclusión digital; las dificultades generalizadas de jóvenes, mayores, personas migrantes y población no urbana de acceso a derechos y bienes de primera necesidad como la salud (más allá del no estar médicamente enfermas), la alimentación (que no es sólo llenarnos el buche), el agua (por encima de situaciones de pobreza hídrica), la vivienda (que no la propiedad inmobiliaria), el conocimiento (fuera de los marcos educativos reglados), el ahorro o el préstamo (que no la especulación financiera).

La intercooperación como herramienta de apoyo y solución

Una de las formas de acción que está surgiendo con fuerza en la economía social y solidaria para abordar esos retos es la intercooperación. El pasado junio de 2022 se celebraba en Madrid Idearia 2022, XV Encuentro de Economía Alternativa y Solidaria con el lema #ESS momento de hacer piña. El encuentro sirvió para poner en relieve que en todo el territorio están surgiendo distintas iniciativas de intercooperación para el apoyo mutuo como la red de cooperativas feministas La Insólita, para la mancomunación de recursos y desarrollo de economías de escala, como el grupo de trabajo estatal de vivienda cooperativa en cesión de uso, de fortalecimiento territorial y desarrollo de mercados sociales como el Mapa del Mercado Social en España, de concentración y fortalecimiento de actividades como la Red de Polos Cooperativos… 

Intercooperaciones horizontales entre organizaciones de un mismo sector, verticales entre organizaciones de sectores distintos pero complementarios, y simbióticas entre actividades multisectoriales. Todas ellas, dinámicas de cooperación que, en el medio plazo, pueden favorecer que las personas que formamos la economía social y solidaria resistamos mejor los embates del capitalismo desbocado, el colapso climático y las derivas antidemocráticas”.

Si queremos ampliar la economía social y solidaria necesitamos combinar una estrategia de promoción de contextos favorecedores de la intercooperación, sustitución de las opciones de consumo por opciones de satisfacción de necesidades humanas en un entorno natural y material finito, así como de inclusión de una amplia mayoría de población que verá perjudicadas, más aún, sus condiciones de vida, en un marco de límites biofísicos y un paradigma social y económico de decrecimiento. Ahí es nada.

Logo-Murcia-Cohousing
Murcia Cohousing

Comparte

Otros artículos que te pueden interesar …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *