Artículo

Esta forma de vida me ilusiona …

Publicado el 11 de mayo de 2024

Escrito por Murcia Cohousing

Impulso a las viviendas colaborativas desde el Colegio de Arquitectos de Navarra.

El 24 de abril se presentó en la sede del COAVN (Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarra) un documental y posteriormente un coloquio sobre la vivienda cooperativa. 

¿Qué mueve a las personas y familias a optar por la forma de vida en viviendas colaborativas? Algunos de los aspectos destacados por los y las ponentes fueron: “Otra forma de vivir, un cambio de mentalidad, tiempo para hablar con la vecina o el vecino, espacios comunes, puertas abiertas, sentirte acompañada/o, vivir cuidando y dejándote cuidar, sostenibilidad…”.

Todo son ventajas en este tipo de viviendas: tranquilidad, un edificio, una comunidad, los pasillos como arterias en las que transcurre la vida, los espacios comunes, la necesidad de encuentros, compartir… 

Sabemos que con las viviendas colaborativas no hemos inventado nada. 

Es una opción que nos permite recuperar una forma de vivir que hace 60 años estaba extendida, basada en la buena vecindad, en la colaboración, apoyo mutuo, amplias relaciones sociales que conforman el grupo humano como una familia extendida.  

Una forma de vida que contrasta con la sensación habitual de desconocimiento del vecindario, individualismo y falta de relaciones sociales en los edificios.

Características de las viviendas colaborativas

Durante esta jornada destacaron las y los ponentes algunos de los aspectos que hacen diferentes estas iniciativas:

Las personas que las habitamos no somos las propietarias de la vivienda. La cooperativa mantiene la propiedad y cede el derecho a utilizarlas. Si abandonas la cooperativa no puedes vender la vivienda porque no te pertenece, aunque sí recuperas el capital social aportado. De esta forma se evita la especulación y se da estabilidad en la tenencia o acceso a la vivienda” (Mikel Pau Casado, arquitecto miembro de elTinglado).

Lo más importante, coincidieron todos todas las personas asistentes, es la cohesión del grupo porque si no, no funciona.

Ángel Angulo, miembro de Etxekide, uno de los proyectos en desarrollo en Pamplona, explicó que la parte de vivienda privativa es más reducida porque está pensada para vivir en las zonas comunes, en las que cuentan con sala multiusos, comedores, tendederos, despacho, dos salas socio sanitarias, biblioteca, zonas de encuentro, jardín, huerto urbano, etc. El uso de estos espacios lo organizan las propias personas residentes.

Teo Ronco, arquitecto y miembro de Etxekonak Bat, proyecto de Iruña, explicó que este modelo obliga a los y las profesionales de la arquitectura a trabajar de forma diferente, ya que los espacios deben promover y facilitar los encuentros, interactuando con un numeroso grupo de personas diferentes con sus necesidades, lo que requiere creatividad y espacios para el codiseño.

Proyectos en Navarra

En Pamplona existen dos proyectos en construcción: Etxekide, en suelo público con cesión de superficie, la más avanzada en estos momentos, y Etxekonak Bat.

En Navarra encontramos también otros proyectos de comunidades intencionales y de cohousing ya en convivencia: Lakabe y Arterra Bizimodu.

Nos alegramos por la expansión de proyectos de viviendas colaborativas en Navarra, nos inspira el apoyo que reciben de sus administraciones públicas y de organismos tan significados como el Colegio Oficial de Arquitectos, y deseamos ver estos ejemplos hechos realidad también en Murcia.

Logo-Murcia-Cohousing
Murcia Cohousing

Comparte

Otros artículos que te pueden interesar …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *