Artículo

El Mar Menor sí tiene quien le defienda

Publicado el 5 de mayo de 2024

Escrito por Murcia Cohousing

El Mar Menor tiene ahora voz propia; es el único ecosistema de toda Europa que puede hablar.

La lucha incansable por la preservación del medio ambiente ha encontrado una activista tenaz en Teresa Vicente, abogada y profesora de Fundamentos del Orden Jurídico y Constitucional de la Universidad de Murcia, la persona que estuvo al frente de la iniciativa legislativa popular (ILP) para dotar de personalidad jurídica y derechos propios al Mar Menor, quien recientemente ha obtenido el codiciado Premio Goldman 2024 por su destacada labor en la protección de este ecosistema situado en las costas murcianas.

Mi adolescencia ha transcurrido en el Mar Menor porque ahí veraneaban mis amigas. La laguna ha sido aprender a navegar, los primeros novios, ir en tabla desde Santiago de la Ribera hasta la Escuela de Pieter, las noches, los balnearios. Ya de casada, he veraneado allí con mis hijos”, señala en una entrevista a eldiario.es.

Para mí, como para la mayoría de los murcianos, (el Mar Menor) es una identidad y un paraíso que parecía que siempre iba a estar así. Era difícil imaginar que nosotros mismos, con nuestro modelo de desarrollo, nos lo íbamos a cargar” añade.

Los Premios Goldman, creados en 1990, reconocen cada año a seis personalidades por su lucha en la defensa de la Naturaleza, una por cada uno de los continentes. Teresa, nacida en la localidad murciana de Lorca, es este año la ganadora por Europa y la segunda española en recibir este prestigioso galardón (el primer español fue el aragonés Pedro Arrojo, en 2003).

El jurado de los premios ha destacado la histórica movilización emprendida por esta defensora en 2020, con la que logró recabar 639.826 firmas con el objetivo de llevar al Congreso de los Diputados una ILP para dotar al Mar Menor de personalidad jurídica. Según la ley, “se le otorga a esta laguna salada, la más grande de Europa, el derecho “a existir y a evolucionar naturalmente”, a la protección, a la conservación y a la restauración, (…) determinando que cualquier persona está legitimada para defenderla y acudir a los tribunales en nombre del Mar Menor como la verdadera parte interesada”.

Un mar con todos los derechos

En Europa no hay ningún otro ecosistema que tenga derechos propios como es el caso del Mar Menor, y en todo el mundo son apenas media docena. Teresa se felicita de haberlo logrado en un tiempo récord, y considera que fue posible porque, en un momento de total colapso de este ecosistema, con la aparición de la denominada “sopa verde” y el sobrecogedor espectáculo de toneladas de peces muertos por falta de oxígeno flotando en la superficie de las aguas, una buena parte de la sociedad murciana sintió eso que define el artículo 6 de la ley, el más importante para la abogada: “Que todos somos el Mar Menor”. En el momento que surge el movimiento social en defensa de la laguna salada, en 2019, muchas personas se movilizaron por la emoción que les produjo ver con claridad que “el Mar Menor de sus recuerdos ya no existía”. Murcia se ha mostrado como una ciudad con mucha esperanza y, a pesar de ser muy conservadora, “lo hemos conseguido porque en ningún momento hemos preguntado por la ideología política o la religión”, añade.

En una entrevista concedida a EL PAÍS con motivo de este galardón, la profesora destaca que en estos últimos cuatro años se han alcanzado otros dos logros para la protección del ecosistema: la aprobación por parte del Ministerio para la Transición Ecológica de un Marco de Actuaciones Prioritarias para  Recuperar el Mar Menor, dotado con más de 675 millones de euros para intervenciones de recuperación, y la creación de una Ley Autonómica de  Protección y  Recuperación del Mar Menor, que impuso importantes restricciones a las explotaciones agrícolas de la zona para tratar de evitar los vertidos contaminantes. 

El Mar Menor, que ha sufrido durante las últimas décadas los golpes de la especulación urbanística y el turismo de masas y, en los últimos años, los efectos de la contaminación agrícola y la ganadería intensiva, está ya personado en tres procesos judiciales como acusación particular y está “ejerciendo sus derechos”, es decir, la ley está funcionando, pero es importante desarrollar el reglamento que le dé una tutoría.

Teresa espera que se apruebe cuanto antes y que el Tribunal Constitucional esté a la altura y le dé una tutela judicial efectiva.  

Para esta luchadora, la ley es ya imparable, pero no se conforma con ello y considera que “el siguiente paso debe ser una Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza que complemente a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lograr esa declaración universal supondría el auténtico cambio de paradigma para conseguir una evolución del actual modelo de justicia social a otro que incluya también la justicia de la Naturaleza”.

Murcia Cohousing celebra la concesión de este galardón, por merecido. El trabajo de Teresa Vicente ha impulsado no solo la presentación de recursos legales y la movilización de la sociedad civil, sino también la sensibilización a todos los niveles (local, nacional e internacional) de la urgencia de proteger esta joya medioambiental. 

Logo-Murcia-Cohousing
Murcia Cohousing

Comparte

Otros artículos que te pueden interesar …

1 Comentario

  1. Gracias y enhorabuena a Teresa Vicente, por ser figura representativa de este movimiento ciudadano que defiende esta albufera del Mar Menor y que tiene un hito muy significativo con la aprobación de la ILP.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *