Artículo

El poder de lo común en La Verdad

Publicado el 4 de marzo de 2024

Escrito por Murcia Cohousing

“Me di cuenta de que lo que ofrece el cohousing es lo que estaba buscando cuando estaba sola: una red familiar extensa”, recuerda Victoria

En un reciente reportaje publicado por el diario La Verdad de Murcia se aborda el tema de la vivienda para compartir, y el poder que posee lo común en la llamada economía colaborativa. 

Pero, ¿a qué hace referencia el término economía colaborativa?

Lo primero que hay que señalar es que, de una u otra manera, siempre ha existido economía colaborativa. El trueque o el trabajo comunitario en los campos, que ya se daba en la Antigüedad, eran modelos colaborativos. Eso sí, gracias a Internet, las posibilidades se han multiplicado; desde el transporte compartido (coches, bicis municipales..) hasta la venta de objetos de segunda mano o los mercados sociales, son muchas las iniciativas de consumo colaborativo que han surgido en los últimos tiempos, abriendo así un abanico de alternativas y nuevas formas de enfocar temas  como la alimentación, el trabajo, el abastecimiento energético, la movilidad o la vivienda.

Este tipo de transacciones no solo beneficia a las personas usuarias, sino que fomenta un consumo responsable y sostenible que beneficia al planeta. Tras ellas hay a veces motivos profesionales, ideológicos, de conocimiento o ambientales; en otras, sencillamente, una búsqueda de ahorro. 

El artículo de La Verdad

En el reportaje de La Verdad, Victoria y Ginés señalan los motivos que les llevaron a interesarse por la idea de vivir en comunidad y crear, junto con otras personas, la Asociación Murcia Cohousing.

Victoria, expresidenta de la Asociación, relata lo complicado que fue conciliar el trabajo y la crianza de sus hijos, en una ciudad que no era la suya y en la que no tenía una red familiar que la ayudara- ¡cómo te entendemos!- Se apoyó en el vecindario y hasta en el conductor del autobús escolar:  ‘terminaba todo el recorrido con los niños para que me diera tiempo a recogerlos y, si no llegaba, se los llevaba a su casa y luego yo los recogía’, recuerda. Fue entonces cuando  se interesó por el cohousing como forma de vida donde las personas no se ven solas y se apoyan para encontrar ‘un mejor equilibrio entre la vida privada y la comunitaria’. En la actualidad, superada la etapa de crianza, sigue creyendo que el modelo de viviendas colaborativas es ‘más humano’.

Ginés, vocal de la Asociación, recuerda con añoranza que vivió ‘entre calles peatonales donde las puertas estaban siempre abiertas’.  Por eso, en la actualidad,  forma parte de un grupo de más de veinte personas que han decidido  recuperar ese contacto vecinal que había en otras épocas. Están buscando terreno en la periferia de Murcia para construir viviendas colaborativas que posibiliten un trato más cercano y humano. Señala al periodista que un edificio de estas características se caracteriza por tener una zona privada familiar y amplios espacios donde desarrollar la vida comunitaria; el área privada se reduce, pero a cambio se ganan espacios de convivencia; se pasa de tener un hogar convencional de 90 metros a tener 500 metros de vivienda, de los cuales 450 son compartidos. ‘Tengo salones, salas de ocio, lavandería… porque ¿para qué vamos a tener una taladradora cada uno?’, se pregunta. Otra característica de las viviendas colaborativas es que la propiedad queda en manos de la comunidad, aunque el uso de las casas es vitalicio. Ello puede garantizar la resolución de conflictos entre las personas residentes y, en un caso extremo, llegar a expulsar a las que incumplan las normas.

Iniciativas colaborativas en la Región 

En Murcia Cohousing conocemos la aspiración de Victoria y Ginés de ser vecinos y compartir su vida en un proyecto colaborativo que favorezca el apoyo y la cercanía. 

Afortunadamente no serán las únicas personas que vean cumplido su deseo, ya que  en la región hay siete iniciativas en diferente fase de desarrollo, algunas en un grado avanzado, como es el caso de la cooperativa La Rosaleda, que nacida dentro de nuestra asociación, ya cuenta con un solar y  proyecto arquitectónico.

La economía colaborativa ha ido ganando espacio en los últimos años. Se trata de iniciativas colectivas que han impulsado nuevas formas de consumo:  prestar, compartir, comprar o acceder a una vivienda. Y son muchas las que han aparecido en nuestra comunidad; ejemplos de estas nuevas propuestas son la Asociación Murcia Cohousing y los proyectos que han nacido a partir de ella, bajo su cobijo. 

¡Es la apuesta por lo común!

Logo-Murcia-Cohousing
Murcia Cohousing

Comparte

Otros artículos que te pueden interesar …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *